Homófobos, censura gubernamental y políticos “políticamente correctos”

Afirman que sólo los niños y los borrachos dicen la verdad. Pero esto es mentira y hoy no he bebido. Los políticos también dicen la verdad, pero eso sí, sólo en tres situaciones; cuando un micrófono está abierto y no lo saben, en el calor de un debate o un mitin y como todos, cuando les han pillado con las manos en la masa y no les queda salida.

Los políticos han aprendido a medir sus palabras, a fijar ideas en sus declaraciones públicas bien meditadas con unos equipos de comunicación cada vez más preparados e inteligentes. Los grandes nombres de la política de este país se han creado un personaje propio. En la mayor parte de los casos su opinión real queda oculta tras ese perfil solicitado y aplaudido por sus votantes potenciales. Mirar con recelo a aquellos que parezcan cercanos y naturales.

El alcalde de Torrevieja, Pedro Ángel Hernández Mateo (PP) se ha referido hoy en un pleno municipal a Miguel Bosé como “artistaza”. (Pueden leerlo en El País)

No seré yo quién defienda al cantante, que debería dedicarse a cantar y no a justificar dictaduras militares comunistas o comparar las represiones que se viven en España con una falta absoluta de libertad en Cuba. El problema real es que Bosé lo dice, mientras muchos políticos de “izquierdas” de nuestro país viajan a Cuba para disfrutar del turismo sexual-social-comunista-rojo.

Una cosa es situarse en contra de las palabras de Bosé y otra bien distinta es insultarle usando su condición sexual. Es rancio, pueril y vergonzoso. Torrevieja tiene hoy como alcalde a un homófobo, él no se irá pero espero que sean más los que reprueben sus palabras que los que lo aplaudan en las urnas en las próximas elecciones municipales.

Al lado del alcalde homófobo podemos situar al político reprimido, esto es mucho peor.

Hace unos días conocíamos a Roy Ashburn, senador republicano de California.

 Conocimos al verdadero Roy porque la policía le detuvo al salir conduciendo de una zona de bares de ambiente con algunas copas de más (otra vez el alcohol nos ayuda a saber la verdad).

Ashburn ha votado sistemáticamente contra la ley de matrimonio homosexual e incluso ha encabezado manifestaciones anti-gays.

Espero que el recién confesado homosexual pueda explicarle a sus cuatro hijos que se opuso a los derechos de un colectivo social del que él mismo forma parte.

Los casos de la pérdida del “políticamente correcto” son cientos, desde el “hijo puta” del micrófono no cerrado de Esperanza Aguirre hasta el “tonto de los cojones” del alcalde de Getafe, Pedro Castro. Curioso que ambos insultaran a militantes del PP, puede que sea su único punto en común.

 

El día nos ha regalado otro ejemplo de hipocresía entre nuestros representantes públicos. Los políticos “políticamente correctos” siempre condenarán la corrupción urbanística en sus discursos pero a la vez se dedican a censurar reportajes que hablan del daño que este pecado de nuestros alcaldes ha hecho en las costas españolas.

 El Ministerio de Medio Ambiente que dirige Elena Espinosa ha solicitado que se eliminen dos minutos de un documental en el que se afirmaba que el problema del litoral es la corrupción urbanística generalizada. Lo curioso es que esta serie de documentales sobre la realidad medioambiental del país ha sido encargada por el propio Ministerio para emitirse en Televisión Española. El guionista, Miguel Ángel Losada se ha negado a retirar el fragmento. ¿Cuántos morderían la mano que le da de comer ante una situación de censura?

 

Tengan cuidado señores políticos, los ciudadanos estamos aprendiendo rápido en esta joven democracia. El liderazgo desde la falta de coherencia y la hipocresía tiene los días contados.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Periodismo, Política

2 Respuestas a “Homófobos, censura gubernamental y políticos “políticamente correctos”

  1. Las cosas, de una manera u otra, acaban saliendo a la luz. Es imposible ocultarlas eternamente… y me alegro. Esos cabrones con mayuúsculas, que lo único que hacen es vivir en contra de su propia moral (lo cual me parece incluso peor que cualquier insulto), deberían ser cesados por las barbaridades que dicen. Si haces algo, hazlo porque realmente quieres, no porque el dinero te obliga. Me parece avergonzante. Con todo esto también podemos deducir que esas personas no deberían estar donde están.

  2. Jesús

    Ojala vayamos aprendiendo en esta joven democracia… a veces lo dudo, o por lo menos creo que aprendemos muy despacio, al menos yo quisiera aprender más rápido y no olvidarme de las cosas que pasan y me remueven las tripas.

    Al igual que los políticos son políticamente correctos, nosotros, me da la sensación, de que somos cada vez más ciudadanamente correctos. Nos hemos aprendido cuatro premisas (a mi parecer tópicos liberadores de conciencias) y las aplicamos a cualquier tema, con esto nos libramos de dedicar unos minutos a analizar, posicionarnos, tener criterio,…

    A todo esto añadir nuestra falta de memoria, todo esto que hoy (“hoy” referido a unos minutos, no más) nos indigna, mañana lo habremos olvidado. Votaremos al alcalde homófobo, defenderemos a la ministra que censuró… y, eso si, para justificarnos seguiremos agarrándonos a nuestros tópicos ciudadanamente correctos para no dedicar un tiempo a reflexionar y “guerrear” un poco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s