Vuelo JK5022 ¿Verdad o dolor?

Los directores de informativos, redactores y editores deberíamos estar obligados por contrato a tomar café varias veces al día. Con una buena coartada (un periódico que ya has leído) y “mediante sintonización auditiva selectiva”, descubriremos las verdaderas preocupaciones e inquietudes de la ciudadanía. También comprobaremos que los medios de comunicación marcamos estilo, temáticas y posiciones. En la mayoría de los casos de una forma miope y borrosa.

Parados, oficinistas, amas de casa, agentes comerciales, peones de la construcción o funcionarios han convertido la cafetería en su particular púlpito político-social.

Los españoles llevamos a la barra del bar nuestra indignación, nuestras ilusiones, nuestra crítica y por supuesto, nuestros problemas. Algunos, hasta suben el tono si notan que el resto de tazas se han fijado en su discurso.

Si filtramos las conversaciones que citan a Belén Esteban o a “la Pantoja”, y eliminamos por repetición a los que culpan a Zapatero hasta de la nube volcánica, obtendremos una interesante visión de los temas que están en la calle y cómo se digieren las noticias del día.

Tomando café (sólo y largo) he descubierto que para algunos es más importante imponer su “ética y moral” que reconocer el trabajo de los medios de comunicación cuando ponemos la verdad sobre la mesa.

Una tila y un café con hielo expresaban su indignación por lo que han calificado de “una falta de respeto a las familias”. He oído frases como “se están cebando con la tragedia”, “sólo causarán dolor a las víctimas” o “van a meter miedo a la gente”.

Me he preguntado porque no he oído esas frases con las fotografías e imágenes que cada día vemos de esas otras víctimas. Las que están lejos. Las que tienen otro color. Las que sentamos en la última fila. (Hoy han muerto 80 personas en varios atentados en Irak)

La Cadena SER ha desvelado el contenido de la caja negra y las conversaciones de la torre de control del accidente del avión Spanair que acabó con la vida de 154 pasajeros. Hoy hemos conocido una dimensión diferente de aquel accidente del vuelo JK5022 con destino Las Palmas. Ha sido un día doloroso para las familias, pero por primera vez están más cerca de la verdad. Hoy nos hemos preguntado si las “estrictas” normas de seguridad valen menos que “los objetivos” de las compañías aéreas. Hoy las víctimas han ocupado la agenda de los medios de comunicación. Hoy la noticia nos ha sorprendido, ha crecido y se ha convertido en debate.  

Justo cuando me sentía afortunado de poder dedicarme al periodismo, he oído a un portavoz del Colegio Oficial de Pilotos de la Aviación Comercial hablar de “derecho a la intimidad”, “la perversión del fin de las grabaciones” o “encontrar la verdad en las conclusiones de la comisión de investigación de accidentes” – que llevamos esperando cerca de dos años.

En ese momento me he sentido orgulloso de mi profesión. Para evitar errores en el futuro también es una buena fórmula dejar al descubierto las vergüenzas de un sector que recorta las inversiones en medios y personal, presiona a sus pilotos y no es capaz de reaccionar ante una catástrofe.

¿Cuánto vale la verdad? ¿Debe ser universal? ¿Es necesario conocer cada detalle? ¿Verdad o dolor?

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Periodismo

3 Respuestas a “Vuelo JK5022 ¿Verdad o dolor?

  1. Maria Infante

    “Prefiero la verdad dolorosa, a una mentira piadosa” . Es como en Matrix, la verdad esta ahí, sólo hay que elegir el color de pastilla adecuado (rojo, siempre rojo)

  2. Maite

    Creo firmemente que la verdad es el único argumento “no desmontable”, y por ende el que debe prevalecer en los medios de comunicación.

    Supongo que el no atravesar la barrera del morbo, el de la ética periodística, estará recogido en el código deontológico, y a él deberán de atenerse los que lo hayan jurado. A pesar de esto, reconozco que las fronteras en estas materias, son difíciles de marcar, y cada uno las puede interpretar acorde a sus ideas o intereses.

    En este caso, creo que si la verdad es de interés público, si afecta a nuestra seguridad, a nuestros impuestos, a nuestra salud, a nuestra propia integridad como seres humanos, etc. debe salir a la luz, por supuesto.

    Apuntar que en ocasiones, la intimidad, se traduce en impunidad o en futuras repeticiones que tal vez, y sólo tal vez, hubieran sido evitables de ser reconocidas.

    Doloroso, sí. Necesario, también.

  3. Daniel

    Una mentira solo puede ser defendida y mantenida con más mentiras.
    La gran virtud de la verdad es que para ser defendida, pueden utilizarse tanto verdades como mentiras.

    Pontécafes (siglo X antes de cristo)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s