Vivo en un país de psicóticos, pero ZP se ha curado

La psicosis es un estado mental descrito como una pérdida de contacto con la realidad, la gravedad de esta afección psicológica en España es que tenemos políticos psicóticos, sindicalistas psicóticos, jueces psicóticos y periodistas psicóticos. Y así nos va.

Pero tengo una buena noticia, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero se ha curado. Esta semana ZP ha impactado con la realidad. Y tras meses de otro estado psicólogico alterado, la negación, ha sacado las tijeras para hacer un recorte económico que supone un cambio radical de su propio proyecto político.

Zapatero se ha suicidado  y el lo sabía. La historia recordará esa sesión del Congreso como la de un presidente abatido que pedía perdón a cada palabra y que reconocía que la ciudadanía no iba a entender las medidas.

En eso ha acertado, no las entendemos. Siempre he estado de acuerdo con la política de Zapatero de aumentar las prestaciones sociales, crear nuevos derechos o aumentar el estado de bienestar de la sociedad. Zapatero tuvo tiempo para contener el gasto y preparar al país para las vacas flacas, pero se dedicó a inyectar dinero a las entidades financieras.

El suicidio de este político ex psicótico nos deja como alternativa al señor Mariano Rajoy. ¡Por fin le hemos visto! Ha estado meses agazapado, escondido tras los arbustos de los casos de corrupción de su partido esperando a que ZP sacara las tijeras de poda.

Rajoy también está psicótico. De repente, es el mayor defensor de los gastos sociales, cuando ha estado meses solicitando al gobierno que pusiera en marcha de forma urgente un recorte de este tipo, cuando se opuso al chequebebe y cuando las comunidades autónomas gobernadas por el Partido Popular son de las más endeudas del país.

En breve, ayuntamientos y gobiernos regionales recortarán gasto, aparecerán nuevas medidas de ahorro nacional, la subida del IVA, la petición de elecciones anticipadas…que seguirán afectado a los de siempre, a los ciudadanos de a pie.

Y la realidad es que los que han provocado esta crisis económica internacional siguen jugando con los mercados, moviendo fichas, manejando los gobiernos desde la sombra, rescatando unas fórmulas que nos han llevado al desastre…eso sí, bebiendo Moët & Chandom en sus sillones de piel.

Vivo en un país en el que la ultraderecha ha acabado con la carrera del juez más importante de la historia de la democracia.

Vivo en un país en el que los sindicatos convocan huelga por el recorte del sueldo de los funcionarios y no por los más de 4,6 millones de parados.

Hasta la victoria del Atlético de Madrid altera nuestro estado mental…¿Qué hará Joaquín Sabina con su canción?

“Qué manera de aguantar, qué manera de crecer, qué manera de sentir, qué manera de soñar, qué manera de aprender, qué manera de sufrir, qué manera de palmar, qué manera de vencer, qué manera de vivir”

Qué manera.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Política

2 Respuestas a “Vivo en un país de psicóticos, pero ZP se ha curado

  1. Santi

    Sí que vivimos en un país de psicóticos, pero creo que ZP no se ha curado, y lo peor de todo es que creo que ya no tiene cura. Lo mejor de todo sería darle el “alta” y que se fuera a su casa ya.
    Sólo esperar que pase el tiempo, ya que éste es el único que pone a cada uno en su sitio.
    Vendrán tiempos mejores cuando sople el viento por estribor, se tome el rumbo adecuado, con un gobernante que no improvise la ruta a seguir.
    Un saludo!

  2. Daniel

    Que mania con atacar una y otra vez al pobre de ZP
    Lo peor debe ser cuando las criticas irracionales y destructivas le llegan a uno desde sectores afines, Tras los 6 años de ataques feroces e insultos varios emitidos en todo momento por la oposición desleal y antidemocrática que hemos padecido, era de esperar que una persona cualquiera se hubiese inmunizado contra la mentira, la blasfemia y la calumnia, pero cuando esta viene dirigida desde los anteayer simpatizantes, la desesperanza puede adueñarse de quien, rescatando el simil náutico empleado por Santi, ha gobernado con maestría la nave cuando alguna brisa soplaba, y no nos ha dejado naufragar en la isla de los Recortessociales cuando la tempestad (económica) azotaba nuestra nave.
    Ante la profundidad de esta, ha habido que arriar las velas (recortar el gasto), aligerar la carga (quitar el cheque bebé) y fondear el ancla para reparar los daños sufridos (congelar las pensiones), pero tan meritório debe ser el hecho de alcanzar grandes velocidades de crucero con brisas moderadas en popa a barlovento, como el conseguir atravesar la madre de todas las tempestades con daños mínimos en el casco y en la vela mayor.
    Por todo ello, le debemos al capitan su justo reconocimiento y, como en el pasado, los motines a bordo no suelen ser la mejor opción.
    Menos aún si con el motín no se puede sino favorecer al pirata Marianico y sus esbirros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s