Despertares

Los jóvenes fueron los primeros en tomar las calles de Túnez. Catorce años de dictadura y una apertura a la cultura democrática occidental como suplemento dominical a la economía del turismo, fueron suficientes para que la llamada “revolución del jazmín” consiguiera un amanecer de libertad. Un largo camino a recorrer, ahora abierto. Los cables de Wikileaks  calificaban a Túnez como un país corrupto y enfermo, se quedaron cortos. Dirijan sus miradas al clan de los lingotes de oro.

Muchos países condenados al autoritarismo y a la complicidad silenciosa de los gobiernos democráticos occidentales, se han contagiado. La llama prendida en Túnez, abrió un nuevo movimiento imparable, un despertar ahora en caos, que al menos propiciará un cambio.

Estos despertares han llegado a Egipto, se repiten en Yemen y se han asomado a países como Mauritania o Marruecos… Estos días, los hombres forjados en hierro hasta mil veces, están pidiendo consejo urgente a Hu Jintao. Los “auto-entronados” se lamentan de no haber tapado las grietas de ese muro por donde se han colado palabras como libertad, derechos humanos, democracia, estado del bienestar, prensa libre…

Palabras que llegan como susurros en mitad del caos a esos otros rincones del mundo donde la preocupación diaria es sobrevivir. En uno de mis viajes a Etiopía, mi intérprete y amigo Brishe, me confesó conocer esas palabras como parte de un discurso de libertad y justicia repetido un millón de veces por el “hombre blanco”. Es el opio de la sociedad civilizada. Alimentamos el engaño para calmar nuestra conciencia, mientras nuestros dirigentes políticos juegan al “Monopoli” internacional.

 Estados Unidos, cómplice y protector del propio Egipto o Israel, es la mejor marca de publicidad engañosa. Su discurso de libertad sólo se acompañó de acción en Irak donde la industria armamentística consiguió su propia guerra; dinero, dinero, dinero…No hay tiempo para reivindicar los derechos humanos, las  exigencias internacionales son de carácter económico.

Por petición internacional nuestro “zapatero del barrio” mengua nuestro estado del bienestar. Trabajaremos más, cobraremos menos, viviremos peor… En este otro lado solo despertamos con el aroma del poder o el tintineo de unas monedas que caen al suelo sin dueño.

Espero que dictadores, presidentes, primeros ministros y reyes en decadencia aprendan la lección. Los ciudadanos les hemos prestado el poder. No nos obliguen a rescindir el contrato.

¿Despertamos?

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Periodismo, Política

Una respuesta a “Despertares

  1. FYI: Desde Aerco estan organizando un encuentro sobre el papel de Internet y las herramientas digitales en las movilizaciones en Oriente Medio y Norte de África. Es el 5 de abril #2011 en La Casa Encendida, te paso la información por si puedes acercarte o quieres compartirlo con más gente a quien le pueda interesar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s