“Re-votados”, el divorcio entre ciudadanos y políticos

Cuotas de poder, juguetes rotos, incendiarios recompensados,
paracaidistas bien entrenados y algún que otro buen gestor conforman una lista
muy tonta. Un hombre de traje y una mujer con tacones de aguja intercambian
cromos por debajo de la mesa. La picardía debería de ser un delito en España.
Un periodista recibe una llamada oscura. De izquierdas o de derechas, algunos
siempre son fascistas. Un desocupado recibe su abultada nómina de cargo
público. El dedo no tiene neuronas para valorar capacidades. Una mente de
grandes ideas se queda fuera por contaminación sanguínea. Esa administración
está gobernada por una especie de dinastía monárquica. Una ambiciosa ama de
casa abandona sus tareas para señalar el polvo del vecino de arriba. Algunos
apuntan a un culpable antes de caerse. Imágenes retocadas y frases manidas
inundan mi ciudad. Parece que el enemigo está en casa. Estos días la pandemia
es de falsos oradores digitales. Realimentando a los convencidos no se consigue
difundir el mensaje. El dinero de todos no es de nadie. Yo no viajo, él lo hace
en primera. De aquellos lodos, esta deuda. Alguien ha escondido las varas de
medir. La palabra “consecuentes” ha desaparecido del diccionario. Los
comensales empiezan a estar impacientes. Se ha quemado la encuesta en la
cocina. Unos “desaforados” aseguran su futuro alejándose del banquillo
(político y judicial). “No les señales, que nosotros también tenemos” – dice el
actor frustrado. Una joven intenta decidir que opción es la menos mala. El
“vale todo” y el “y tú más” alimentan mi incredulidad. Una medida impopular
espera paciente en un cajón carcelario. Aunque nadie lo reconoce, siempre hay
un plan B. Como cada cuatro años en la radio debaten cómo se debe debatir. En
boca cerrada, no entran jueces. Se acumulan los discursos con aplausos
garantizados. Los que deciden ya se han quedado sordos. Un padre recuerda a su
hijo que en ese sobre está el poder. Alguien debería recordárselo a los que aún
creen que los ciudadanos somos idiotas.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Periodismo, Política

2 Respuestas a ““Re-votados”, el divorcio entre ciudadanos y políticos

  1. JaviBañu

    Chapó!! Está genial!!

  2. Sonia López

    Totalmente de acuerdo. Totalmente infravalorados. Totalmente defraudados. Totalmente de acuerdo (contigo). Totalmente en desacuerdo (con ellos).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s