El mercado de la Paz

Definitivamente se ha roto la brújula.

El odio no tiene espacio en la democracia.

La generosidad del perdón debería ser una cualidad política.

El final de un conflicto nunca puede ser la bota en la cabeza.

La paz se ha convertido en arma política.

Algunos piensan que dialogar es escucharse así mismo. Otros que sólo son suficientes los gestos. Los peores ni siquiera ven esos gestos.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Pensamientos, Política

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s