Archivo de la categoría: Periodismo

¡Váyanse a China!

Miró hacia China. Dieciséis canales de televisión manejados directamente por el gobierno. Dedicados a la propaganda de un régimen que se protege a sí mismo. Privando a sus ciudadanos de cualquier información que se salga de la rígida línea oficial. No hay argumentos diferenciados, ni posturas encontradas, ni enfoques diferentes ni debates. Sólo hay una línea continua, como en el monitor de alguien que ha perdido la batalla de la vida en una sala de urgencias. Estoy seguro que en China tendrán también sus duques “empalmados”, sus tesoreros con cuentas en Suiza, sus EREs irregulares, sus espías políticos o su mala gestión económica. No verán la luz.
Los últimos acontecimientos en España nos demuestran que los que se creían por encima de la ley y de la justicia nunca conseguirán escapar de la opinión pública y publicada. Los políticos de nuestra democracia protagonizan ruedas de prensa sin preguntas, imponen el guión para conceder la entrevista, presentan su proyecto como única posibilidad, ignoran los argumentos del contrario y califican de terrorismo mediático la pregunta incomoda. No sería necesario que medios y ciudadanos exigieran responsabilidades, si la clase política no hubiera relajado en extremo su moral. Yo les invito a irse a China.
Con sus diferentes ideologías y líneas editoriales, los medios de comunicación españoles en su conjunto, se convierten estos días en los únicos garantes de la verdad, la libertad y la democracia. Pero tomen con cautela todo lo que lean. Afinen el oído y habrán bien los ojos.
Un demócrata tiene que acercarse a la información con una visión crítica. Desconfíen del que inventa palabras para evitar reconocer la verdad. Si la respuesta es un “y ellos más”, evacuen. Huyan del que defienda sus argumentos gritando. Busquen entre la amplia gama de colores que se encuentra entre el blanco y el negro.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Periodismo, Política

364 días para mover el foco

20130112-111618.jpg
Con la irrupción de las redes sociales y la brutal democratización del mundo on line, la hegemonía de los medios de comunicación tradicionales ha terminado para siempre. Hace unos años eran muy pocos lo temas impulsados por la ciudadanía que conseguían llegar a las televisiones, radios y periódicos nacionales.

Hoy en día, la agenda social de un medio se nutre significativamente de la información constante que se genera y se impulsa desde blogs y redes sociales, gestada por ciudadanos de a pie.

Tenemos el poder de mover “el foco” y sumar a nuestra causa adeptos “no digitales”, todavía una gran parte de la población mundial. Una gran concienciación social y el titular mediático conseguirá el interés, aunque sólo sea por motivos electorales, de nuestros dirigentes políticos.

Se culpa a los medios de comunicación tradicionales de no dar espacio a la solidaridad y la cooperación. ¿Pero cuanta gente consume esta información? ¿Cuántos twitteros o blogueros mueven el foco en esa dirección? Somos muchos… ¿Pero suficientes?

Solidaridad 2.0 ha vuelto a pedirnos a todos que movamos “el foco” hacia Haití, tres años después del terremoto que arrasó uno de los países más pobres del mundo.

El “foco” pesa más que nunca. La crisis económica en España y Europa, su impacto directo en la vida de las personas, los dramas sociales diarios en forma de paro y desahucios no sólo se llevan la luz y los taquígrafos, también potencian el “nacionalismo humano”. La solidaridad deja de basarse en necesidades y dramas; se convierte en un asunto de banderas y nacionalidades. La conciencia solidaria se queda en casa y los países que viven en una constante crisis, como Haití, quedan huérfanos de derechos humanos.

Tenemos por delante otros 364 días para mover “el foco”. Hoy #SomosHaití ¿Y mañana…?

(Fotografía: El programa Hora 25 de la Cadena SER en directo desde Haití.)

2 comentarios

Archivado bajo Periodismo, Protagonistas olvidados

Twitter gana la batalla de la inmediatez a los medios de comunicación

Esta mal que yo lo diga, pero Twitter ha vuelto a vencer en la inmediatez a los medios tradicionales de comunicación.  Este fin de semana se ha celebrado el 38 Congreso del PSOE, donde se elegía el “nuevo” Secretario General del partido. Como ingredientes “morbo” dos candidatos más que conocidos y unos apoyos muy igualados.

Radios, periódicos y televisiones acreditaron a sus mejores periodistas para anunciar el nuevo líder del partido más importante de la izquierda. Las horas previstas por la organización se iban retrasando provocando una gran tensión entre los simpatizantes de la otra y el uno. Televisión Española (24h) y la Cadena SER  alargaban y alargaban sus informativos del medio día para dar el nombre en directo. Twitter se ahogaba en su propia expectación…(y sin siesta)

Ni las mejores fuentes, ni los contactos en lo más alto de la jerarquía socialista, ni el análisis gestual de los que salían y entraban en la sala de recuentos, ni las carreras de pasillo…

20 minutos antes de hacerse oficial, el alcalde de Jun, un pueblo de Granada de 3.550 habitantes, daba la noticia desde su Iphone

¿Alguien sigue pensando que nada ha cambiado?

 

1 comentario

Archivado bajo Mundo 2.0, Periodismo, Política

19N: Jornada con reflexión e influencias en Twitter

En el artículo 144 de la Ley Orgánica 5/1985 del Régimen Electoral General se recoge que “serán castigados con la pena de prisión de tres meses a un año o la multa de seis a veinticuatro meses” quienes realicen “actos de propaganda una vez finalizado el plazo de la campaña electoral”.

La conocida como Jornada de Reflexión se implantó en nuestro país para evitar incidentes entre simpatizantes de los diferentes partidos políticos y sobre todo propiciar un voto “sin influencias”.

En el año 1985, cuando se aprobó nuestra actual ley electoral, en España sólo un grupo de físicos de altas energías de seis Centros Académicos y de Investigación estaban conectados en red. Hoy somos más de 27 millones de internautas, hay 15 millones de usuarios españoles en Facebook y más 3 millones de “twitteros”*.

Este 19N, estoy seguro de que los perfiles oficiales de los principales partidos y candidatos quedarán silenciados. ¿Pero la Junta Electoral perseguirá los “tweets” de militantes y simpatizantes?

Imagino a magistrados y catedráticos tropezándose con su toga en “muros” y “timelines” en su tarea de mantener la objetividad y transparencia del proceso electoral.

Las redes sociales seguirán siendo, como en las últimas semanas, el paraíso de la opinión política. Ese gran foro de discusión en la que las armas son las palabras y la batalla se decide entre eslóganes e idearios de partido.

Los medios de comunicación abrirán sus informativos con las concentraciones de indignados, que como ya ocurrió en las elecciones autonómicas, reflexionarán de forma colectiva, crítica y en ocasiones contradictoria en plazas de toda España.

Mientras en las redes sociales se compartirán libremente argumentos a favor y en contra de ese, este o aquel candidato, se recordarán los errores de uno y otro bando, aparecerán las fórmulas mágicas que necesita el país….y al final alguien pedirá el voto.

Hasta el proceso más importante de nuestra democracia está marcado por lo absurdo, la comedia de un país de pandereta.

*(Datos Nielsen Mayo 2011)

2 comentarios

Archivado bajo Pensamientos, Periodismo, Política

Tiempo de incoherencias

En este país, las empresas cierran porque las propias administraciones les adeudan servicios millonarios. Las facturas se acumulan en un despacho convirtiéndose en pruebas de un delito que nadie persigue. Curiosamente ese despacho se parece mucho al de un banquero que rechaza una ampliación de préstamo para un negocio con producción garantizada.

Los trabajadores asumen la congelación de sueldos, el sobreesfuerzo laboral, la presión de la supervivencia o el retroceso de sus derechos. En frente, un “electo digital” autoriza el despido masivo en una multinacional con grandes beneficios. El hombro de algunos solo se arrima para llevarse al bolsillo, entre el crucifijo y la bandera de España, un buen puñado de billetes.

Los que acaban de llegar al poder se justifican en la herencia económica, los nobles que ya gobernaban apuntan al reinado de la ceja. Tengo curiosidad por saber cuál será el disfraz estrella de la próxima temporada. Gastos superfluos y sobresueldos sobreviven bajo la alfombra. Siempre pensé que la educación y la sanidad eran intocables pero la tijera ya se aproxima a nuestra ropa interior.

En esta tormenta económica casi todo el mundo olvida a los ayuntamientos. Nuestras administraciones locales intentan esconder treinta millones de euros de deuda en los cajones de tesorería. Los excesos han marcado los tiempos del ladrillo y ahora se hace imposible el mantenimiento de mega-infraestructuras, de plantillas funcionariales sobredimensionadas, de asesores innecesarios, de chóferes con sueldo de alcalde y alcaldes con sueldo de presidente del Gobierno.

www.elpais.com

"Los recortes" según Forges - http://www.elpais.com

La tijera ya ha empezado a cortar y llegará a los servicios al ciudadano. Los más importantes ni siquiera son de competencia municipal pero han sido asumidos ante la incompetencia del competente. En tiempos del “ladrillo de oro” nadie quiso abordar la reestructuración de las administraciones o la necesaria segunda descentralización.

¿Se fusionarán ayuntamientos para ahorrar costes? ¿Se eliminarán diputaciones? ¿Se reducirá el tamaño político de las comunidades autónomas? ¿Cómo se justificará la existencia del Senado? ¿Alguien estará dispuesto a perder un solo céntimo de poder a cambio de garantizar los servicios públicos?

1 comentario

Archivado bajo Periodismo, Política

Con “R” de rabia

Me da rabia, mucha rabia, la incoherencia política, nuestra desmemoriada sociedad y el “galleguismo” como pilar de una estrategia de victoria. En dos meses estaremos otra vez hablando de ideas políticas, proyectos,  soluciones…iluso de mí. ¿Cómo reaccionarán mis intestinos a la secuela electoral?

Las próximas elecciones se inscribirán con “R”. La erre, no confundir con su antítesis, la ere. Esta última no tiene ambición de liderazgo, nunca ocupará la cabeza de ninguna sopa de letras, es colaborativa y necesita de los demás para existir.

Rajoy es la opción de “la ambigüedad es buena consejera, o no”. El señalado por el todo poderoso dedo de la mano que meció la cuna de Bush, insiste en criticar al cadáver sin presentar su propio testamento. El esfuerzo y la acción han dejado de ser ingredientes de éxito. Los “Nini” son la nueva élite de la sociedad. Dejan de ser unos incomprendidos, para convertirse en los futuros líderes del mundo “involucionado”.

Rubalcaba es la opción de “ningún pasado sobrevive al candidato”. El hombre fuerte del ejecutivo de la negación y lo absurdo, se ha convertido en el gran iluminado. Dice tener las soluciones que necesita el país, las fórmulas magistrales del progreso, las recetas contra el desempleo e incluso las vitaminas para el crecimiento económico. Lástima que todo se le haya revelado justo cuando salió del gobierno. Hablando catalán.

Ambos contarán con la complicidad de la sociedad. Unos porque creerán elegir la menos mala de las opciones y otros simplemente por besugos. Perdón, lo digo por sus tres segundos de memoria.

Sólo encuentro algo tangible de esta vía rápida de escape,  Zapatero y su equipo por fin hablan con veracidad. No la que merecemos los ciudadanos por respeto democrático sino la que otorga involuntariamente no tener nada que ganar. Mejor dicho nada más que perder.

Y esto, aunque parezca punzante, a mi me calma la rabia.

Deja un comentario

Archivado bajo Periodismo, Política

Indignados activistas, indignación “cool” y los que no se indignarán jamás

Miles de jóvenes han trasladado a las plazas de toda España la inquietud y el enfado que desde hace meses se mueve en las redes sociales. El movimiento 15M ha conseguido la atención y complacencia de los medios de comunicación. Cuentan con la simpatía de gran parte de la sociedad, pero a la vez son ignorados por la izquierda, repudiados por la derecha e insultados por el “TDT Party”. Los
indignados han conseguido una ola de reflexión en los grupos de amigos, las tertulias familiares o el café mañanero de los compañeros de trabajo.

Ese ha sido su gran éxito, han despertado el interés ciudadano por la política. Han demostrado la capacidad de la sociedad para ser crítica y construir su propio futuro.

Una de las numerosas asambleas del movimiento 15M en la Puerta del Sol - Madrid

Ellos han conseguido el gran foco, pero las redes sociales y muchos pequeños foros públicos ya hervían cuando se rescató a las entidades financieras mientras sus “gurús” cobraban primas multimillonarias, cuando se aprobaron verdaderos recortes al estado del bienestar, cuando los trabajadores empezaron a ver como bajaban sus nóminas y menguaban sus derechos o las múltiples ocasiones que algún dirigente privatizaba un servicio sanitario o cedía suelo para la educación “influida”.

Mis indignados no estuvieron en Sol cuando denunciaban a golpe de teclado la falta de respuesta de los gobiernos democráticos ante la represión de la “primavera árabe”. No ocuparon la portada del periódico de la mañana cuando soplaban las velas de la Flotilla por la Libertad de Gaza. Ninguna emisora de radio abrió el informativo cuando señalaban horrorizados el incremento del precio de los cereales o el inicio de una nueva catástrofe humanitaria en África.

Las conciencias activas de la sociedad llevan meses acampadas en las plazas de Facebook, en asambleas diarias en Twitter, agarrados a manifiestos de miles de blogs escritos por anónimos indignados. Ciudadanos críticos que están trasladando la defensa de los valores de libertad y justicia a su vida, a su profesión o a su entorno. Que creen en la democracia, que votan y que buscan el cambio de rumbo desde el activismo social. Ciudadanos que crean asambleas
vecinales, que se convierten en militantes críticos de los grandes partidos, que denuncian desde el tejido asociativo, que normalizan las “realidades rechazadas”, que promueven iniciativas legislativas populares, que colaboran con proyectos de periodismo humano, que reclaman ante la administración sus derechos, que se convierten en voluntarios y cooperantes o que simplemente denuncian la injusticia en los medios de comunicación.

Estos días se apunta a la clase política como los culpables de todos nuestros males, pero frente a las denuncias sobre sus privilegios está la mal llamada “picardía española”. Frente a los 2.000 acampados en Barcelona están los 50.000 culés que salieron a la calle para festejar el triunfo del Barca en la Champions. Frente a la exigencia de listas sin imputados están los 1.208.603 votos conseguidos por Camps en Valencia. Frente a los 25.000 concentrados en la Puerta del Sol están las 200 personas que reclamaron un Sahara libre en la última protesta frente a la embajada marroquí.

Indignado, pero con los que practican una indignación “cool” pasiva y sobre todo con la gran mayoría que no se indignará jamás.

Deja un comentario

Archivado bajo Mundo 2.0, Periodismo, Política