Archivo de la etiqueta: periodismo ciudadano

Nuestro trabajo sigue siendo el mismo; “buscar y contar historias” (III Café & Periodismo)

Han cambiado las herramientas. Internet ha globalizado la información y es constante el debate entre lo digital y  el papel. Estos días hablamos de periodismo ciudadano y debatimos sobre la honestidad de los grandes grupos mediáticos.

Estamos en una época donde los periodistas pensamos demasiado en la plataforma donde se va a difundir nuestro trabajo y la agenda informativa está marcada por hombres de traje y corbata. Asistimos impasibles a ruedas de prensa donde no se admiten preguntas, reproducimos notas de prensa institucionales sin aportar nada y nos posicionamos en nuestra “información” sin ruborizarnos.

En cualquier momento creamos un circo mediático de una historia humana -la misma en todos los medios- y a la vez somos capaces de marcar la agenda política de nuestros dirigentes.

Este es el periodismo mayoritario que encontramos hoy y por eso es tan importante rescatar los principios de nuestra profesión. Eso es lo que precisamente Ramón Lobo reivindicó, con su experiencia y honestidad bajo el brazo, en cada una de sus palabras en el III Café & Periodismo.

Ramón Lobo nos ha mostrado a través de las páginas de El País la realidad de conflictos armados de países tan diferentes como Irak o Afganistán. Pero Lobo lo ha hecho a través de las voces de la gente, de uno y otro bando, sin utilizar adjetivos contundentes.

Ramón Lobo es un gran narrador, no de guerras sino de vidas.

La tercera edición de Café & Periodismo titulada “Corresponsales: Información en función del punto de mira”, nos acercó ese gran secreto, sencillo y a la vez reservado para unos pocos. Un buen periodista es un cazador de historias en pleno conflicto palestino y también en una redacción de cualquier ciudad española.

Con ese “secreto” como base, Lobo afirmó que el periódico de papel morirá después de que lo haga el último gurú más joven que haya predicho su desaparición. Defendió el periodismo ciudadano, no como fuente de información, sino como un nuevo ingrediente para que los periodistas la elaboremos. Y entre anécdota y anécdota, nos trasladó que el acceso a la información global y las nuevas tecnologías facilitan el trabajo del corresponsal de guerra, siempre y cuando no fallan.

En la boca del lobo, blog de Ramón Lobo

Me alegró descubrir que Ramón Lobo no defiende el “gratis total” en Internet, denuncia la desaparición de los grandes reportajes y rechaza el “periodismo orquesta”.

Como contrapunto al trabajo de Lobo, Mathieu de Taillac, corresponsal de Le Figaro en España nos mostró las dificultades de conseguir que un tema interese en la prensa internacional. Siempre me ha parecido peligroso que un corresponsal extranjero viva muchos años en un país concreto. La pérdida de la perspectiva y mentalidad de tu lector es una de las mayores tentaciones. Pero el propio De Taillac le quito importancia. En definitiva todos tendríamos que elaborar nuestro trabajo pensando en quién nos va a leer, colgar en la percha nuestras cargas vitales y personales antes de enfrentarnos a la página en blanco.

 “Omitir la palabra terrorismo en sus artículos cuando surgirá del lector ante la narración de los hechos”

Fue interesante como De Taillac defendió el uso de los tópicos como punto de partida de su propio trabajo o su defensa de omitir la palabra “terrorismo” en sus artículos cuando surgirá del lector ante la narración de los hechos. Sin duda es más honesto.

De Taillac contó como anécdota su función como “corresponsal de la península ibérica”, cuando tuvo que informar desde Madrid sobre el caso Madeleine McCann en Portugal.

Ramón Lobo coincidió en este punto con el corresponsal de Le Figaro, debemos reivindicar a los grupos mediáticos que inviertan en corresponsales extranjeros y tendríamos que evitar ser cómplices de esta estafa al lector.

En las palabras de Ramón Lobo en @cafeperiodismo, observamos con envidia, un periodismo en el que tu editor o jefe de redacción se sienta a desvelarte las claves de la profesión, donde el redactor pelea por la publicación de su artículo, donde la creatividad se premia, donde cazar historias es la columna vertebral de tu trabajo.

En este encuentro de profesionales de la comunicación en Madrid, las críticas más duras se plantearon contra los jefes de redacción, los editores, los grupos mediáticos…pero falta una importante reflexión.

Hoy hay mesas de redacción donde los periodistas no aportan temas, no se apasionan ni defienden sus historias, utilizan el copia-pega y dedican demasiado tiempo a mirar que y cómo lo están contando el resto de medios.

El periodismo está en el punto de mira de la mediocridad y la falta de honestidad. Un riesgo que se merece compartir nuevos encuentros con café.

El mío…sólo y largo.

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo En la red, Periodismo