Archivo de la etiqueta: Periodismo

¡Váyanse a China!

Miró hacia China. Dieciséis canales de televisión manejados directamente por el gobierno. Dedicados a la propaganda de un régimen que se protege a sí mismo. Privando a sus ciudadanos de cualquier información que se salga de la rígida línea oficial. No hay argumentos diferenciados, ni posturas encontradas, ni enfoques diferentes ni debates. Sólo hay una línea continua, como en el monitor de alguien que ha perdido la batalla de la vida en una sala de urgencias. Estoy seguro que en China tendrán también sus duques “empalmados”, sus tesoreros con cuentas en Suiza, sus EREs irregulares, sus espías políticos o su mala gestión económica. No verán la luz.
Los últimos acontecimientos en España nos demuestran que los que se creían por encima de la ley y de la justicia nunca conseguirán escapar de la opinión pública y publicada. Los políticos de nuestra democracia protagonizan ruedas de prensa sin preguntas, imponen el guión para conceder la entrevista, presentan su proyecto como única posibilidad, ignoran los argumentos del contrario y califican de terrorismo mediático la pregunta incomoda. No sería necesario que medios y ciudadanos exigieran responsabilidades, si la clase política no hubiera relajado en extremo su moral. Yo les invito a irse a China.
Con sus diferentes ideologías y líneas editoriales, los medios de comunicación españoles en su conjunto, se convierten estos días en los únicos garantes de la verdad, la libertad y la democracia. Pero tomen con cautela todo lo que lean. Afinen el oído y habrán bien los ojos.
Un demócrata tiene que acercarse a la información con una visión crítica. Desconfíen del que inventa palabras para evitar reconocer la verdad. Si la respuesta es un “y ellos más”, evacuen. Huyan del que defienda sus argumentos gritando. Busquen entre la amplia gama de colores que se encuentra entre el blanco y el negro.

Deja un comentario

Archivado bajo Periodismo, Política

364 días para mover el foco

20130112-111618.jpg
Con la irrupción de las redes sociales y la brutal democratización del mundo on line, la hegemonía de los medios de comunicación tradicionales ha terminado para siempre. Hace unos años eran muy pocos lo temas impulsados por la ciudadanía que conseguían llegar a las televisiones, radios y periódicos nacionales.

Hoy en día, la agenda social de un medio se nutre significativamente de la información constante que se genera y se impulsa desde blogs y redes sociales, gestada por ciudadanos de a pie.

Tenemos el poder de mover “el foco” y sumar a nuestra causa adeptos “no digitales”, todavía una gran parte de la población mundial. Una gran concienciación social y el titular mediático conseguirá el interés, aunque sólo sea por motivos electorales, de nuestros dirigentes políticos.

Se culpa a los medios de comunicación tradicionales de no dar espacio a la solidaridad y la cooperación. ¿Pero cuanta gente consume esta información? ¿Cuántos twitteros o blogueros mueven el foco en esa dirección? Somos muchos… ¿Pero suficientes?

Solidaridad 2.0 ha vuelto a pedirnos a todos que movamos “el foco” hacia Haití, tres años después del terremoto que arrasó uno de los países más pobres del mundo.

El “foco” pesa más que nunca. La crisis económica en España y Europa, su impacto directo en la vida de las personas, los dramas sociales diarios en forma de paro y desahucios no sólo se llevan la luz y los taquígrafos, también potencian el “nacionalismo humano”. La solidaridad deja de basarse en necesidades y dramas; se convierte en un asunto de banderas y nacionalidades. La conciencia solidaria se queda en casa y los países que viven en una constante crisis, como Haití, quedan huérfanos de derechos humanos.

Tenemos por delante otros 364 días para mover “el foco”. Hoy #SomosHaití ¿Y mañana…?

(Fotografía: El programa Hora 25 de la Cadena SER en directo desde Haití.)

2 comentarios

Archivado bajo Periodismo, Protagonistas olvidados

Twitter gana la batalla de la inmediatez a los medios de comunicación

Esta mal que yo lo diga, pero Twitter ha vuelto a vencer en la inmediatez a los medios tradicionales de comunicación.  Este fin de semana se ha celebrado el 38 Congreso del PSOE, donde se elegía el “nuevo” Secretario General del partido. Como ingredientes “morbo” dos candidatos más que conocidos y unos apoyos muy igualados.

Radios, periódicos y televisiones acreditaron a sus mejores periodistas para anunciar el nuevo líder del partido más importante de la izquierda. Las horas previstas por la organización se iban retrasando provocando una gran tensión entre los simpatizantes de la otra y el uno. Televisión Española (24h) y la Cadena SER  alargaban y alargaban sus informativos del medio día para dar el nombre en directo. Twitter se ahogaba en su propia expectación…(y sin siesta)

Ni las mejores fuentes, ni los contactos en lo más alto de la jerarquía socialista, ni el análisis gestual de los que salían y entraban en la sala de recuentos, ni las carreras de pasillo…

20 minutos antes de hacerse oficial, el alcalde de Jun, un pueblo de Granada de 3.550 habitantes, daba la noticia desde su Iphone

¿Alguien sigue pensando que nada ha cambiado?

 

1 comentario

Archivado bajo Mundo 2.0, Periodismo, Política

Indignados activistas, indignación “cool” y los que no se indignarán jamás

Miles de jóvenes han trasladado a las plazas de toda España la inquietud y el enfado que desde hace meses se mueve en las redes sociales. El movimiento 15M ha conseguido la atención y complacencia de los medios de comunicación. Cuentan con la simpatía de gran parte de la sociedad, pero a la vez son ignorados por la izquierda, repudiados por la derecha e insultados por el “TDT Party”. Los
indignados han conseguido una ola de reflexión en los grupos de amigos, las tertulias familiares o el café mañanero de los compañeros de trabajo.

Ese ha sido su gran éxito, han despertado el interés ciudadano por la política. Han demostrado la capacidad de la sociedad para ser crítica y construir su propio futuro.

Una de las numerosas asambleas del movimiento 15M en la Puerta del Sol - Madrid

Ellos han conseguido el gran foco, pero las redes sociales y muchos pequeños foros públicos ya hervían cuando se rescató a las entidades financieras mientras sus “gurús” cobraban primas multimillonarias, cuando se aprobaron verdaderos recortes al estado del bienestar, cuando los trabajadores empezaron a ver como bajaban sus nóminas y menguaban sus derechos o las múltiples ocasiones que algún dirigente privatizaba un servicio sanitario o cedía suelo para la educación “influida”.

Mis indignados no estuvieron en Sol cuando denunciaban a golpe de teclado la falta de respuesta de los gobiernos democráticos ante la represión de la “primavera árabe”. No ocuparon la portada del periódico de la mañana cuando soplaban las velas de la Flotilla por la Libertad de Gaza. Ninguna emisora de radio abrió el informativo cuando señalaban horrorizados el incremento del precio de los cereales o el inicio de una nueva catástrofe humanitaria en África.

Las conciencias activas de la sociedad llevan meses acampadas en las plazas de Facebook, en asambleas diarias en Twitter, agarrados a manifiestos de miles de blogs escritos por anónimos indignados. Ciudadanos críticos que están trasladando la defensa de los valores de libertad y justicia a su vida, a su profesión o a su entorno. Que creen en la democracia, que votan y que buscan el cambio de rumbo desde el activismo social. Ciudadanos que crean asambleas
vecinales, que se convierten en militantes críticos de los grandes partidos, que denuncian desde el tejido asociativo, que normalizan las “realidades rechazadas”, que promueven iniciativas legislativas populares, que colaboran con proyectos de periodismo humano, que reclaman ante la administración sus derechos, que se convierten en voluntarios y cooperantes o que simplemente denuncian la injusticia en los medios de comunicación.

Estos días se apunta a la clase política como los culpables de todos nuestros males, pero frente a las denuncias sobre sus privilegios está la mal llamada “picardía española”. Frente a los 2.000 acampados en Barcelona están los 50.000 culés que salieron a la calle para festejar el triunfo del Barca en la Champions. Frente a la exigencia de listas sin imputados están los 1.208.603 votos conseguidos por Camps en Valencia. Frente a los 25.000 concentrados en la Puerta del Sol están las 200 personas que reclamaron un Sahara libre en la última protesta frente a la embajada marroquí.

Indignado, pero con los que practican una indignación “cool” pasiva y sobre todo con la gran mayoría que no se indignará jamás.

Deja un comentario

Archivado bajo Mundo 2.0, Periodismo, Política

“Re-votados”, el divorcio entre ciudadanos y políticos

Cuotas de poder, juguetes rotos, incendiarios recompensados,
paracaidistas bien entrenados y algún que otro buen gestor conforman una lista
muy tonta. Un hombre de traje y una mujer con tacones de aguja intercambian
cromos por debajo de la mesa. La picardía debería de ser un delito en España.
Un periodista recibe una llamada oscura. De izquierdas o de derechas, algunos
siempre son fascistas. Un desocupado recibe su abultada nómina de cargo
público. El dedo no tiene neuronas para valorar capacidades. Una mente de
grandes ideas se queda fuera por contaminación sanguínea. Esa administración
está gobernada por una especie de dinastía monárquica. Una ambiciosa ama de
casa abandona sus tareas para señalar el polvo del vecino de arriba. Algunos
apuntan a un culpable antes de caerse. Imágenes retocadas y frases manidas
inundan mi ciudad. Parece que el enemigo está en casa. Estos días la pandemia
es de falsos oradores digitales. Realimentando a los convencidos no se consigue
difundir el mensaje. El dinero de todos no es de nadie. Yo no viajo, él lo hace
en primera. De aquellos lodos, esta deuda. Alguien ha escondido las varas de
medir. La palabra “consecuentes” ha desaparecido del diccionario. Los
comensales empiezan a estar impacientes. Se ha quemado la encuesta en la
cocina. Unos “desaforados” aseguran su futuro alejándose del banquillo
(político y judicial). “No les señales, que nosotros también tenemos” – dice el
actor frustrado. Una joven intenta decidir que opción es la menos mala. El
“vale todo” y el “y tú más” alimentan mi incredulidad. Una medida impopular
espera paciente en un cajón carcelario. Aunque nadie lo reconoce, siempre hay
un plan B. Como cada cuatro años en la radio debaten cómo se debe debatir. En
boca cerrada, no entran jueces. Se acumulan los discursos con aplausos
garantizados. Los que deciden ya se han quedado sordos. Un padre recuerda a su
hijo que en ese sobre está el poder. Alguien debería recordárselo a los que aún
creen que los ciudadanos somos idiotas.

2 comentarios

Archivado bajo Periodismo, Política

Criptografía escupida; una visión caótica de la actualidad

Abro el periódico. ¿Dónde está el sudoku? El columnista polémico dice lo de siempre. “Guión” ahora se escribe sin tilde. La derecha duda de las cuentas españolas. Miro a Haití y nadie parpadea. No quiero hablar del tiempo en el ascensor. Los poderosos posan con Zapatero.  Reunión de billeteras cargadas de testosterona. Un atasco. El hermano de Mohamed VI no abre la boca. Otra mañana de improvisación socialista. Las palomitas se hacen en tres minutos. Últimamente todo se  hace en tres minutos. Votar produce orgasmos. Veo a Montilla más parado. No llego a fin de mes. Un sindicalista escapa del fotógrafo presidencial. El Papa abre la puerta al “señor condón”. En la cola del paro hace mucho frío. Irlanda ha perdido el color verde de los billetes. Un coreano pulsa el botón rojo. Este año no compraré lotería. La vida no le ha puesto en su sitio. Demasiada sangre en la carretera. Otro atasco. El PP y los artistas de la “ceja” se abrazan por el Sahara. La M-30 aparece en mi recibo. Por mucho que llames no te lo voy a coger. No disparen al mensajero. España no comparte ya ni frontera con Portugal. ¿Cuántas normas he incumplido este año? No, aquí tampoco se puede fumar. Un imputado con cargo saluda. Ese avión vuela muy bajo. Este muro es demasiado delgado. Mi vecino grita gol.  Quiero otro tipo de clásicos. Memorizar “ciclogénesis explosiva”. Obama también se resfría. Los sillones empiezan a temblar. “Todo vale” permitido hasta mayo. En la publicidad todos vamos al baño. En este local nadie habla mi idioma. Otro gurú sin palabras. Aguirre no se ha mordido la lengua. Zapatero debería mordérsela. Yo, cortármela. Cierro el periódico. No hacer en casa bajo ningún concepto.

Sálvese quien pueda.

1 comentario

Archivado bajo La vida misma, Periodismo, Política

Periodista, el rey destronado (VII Café&Periodismo)

El periodista ha caído de su altar, es un rey destronado. Su miedo ante las nuevas formas de generación y difusión de la información solo es un síntoma de sus propios complejos. Los grandes medios ya no sólo compiten entre ellos, ahora lo hacen con millones de blogs en todo el mundo.

Internet ha democratizado el acceso, la creación y la difusión de la información y los contenidos. Esta nueva realidad nos ha desnudado. Los que tienen miedo esconden la mentira, la manipulación, la mediocridad, la banalización…

“Los nuevos retos del periodismo” en el espacio de Utopic_Us #Cafeperiodismo

El profesor de Comunicación de la Universidad de Navarra, José Luis Orihuela fijó entre los asistentes de #CaféPeriodismo una de las claves de la situación actual; la búsqueda del modelo de negocio y la adaptación a las nuevas herramientas 2.0 nos ha dejado paralizados.

El modelo de negocio no es nuestro debate. Aunque estamos obligados a conocer, manejar y apostar por la información digital –es el presente/futuro y tenemos que estar ahí- no debemos olvidarnos que hay una gran audiencia que no tiene conexión a Internet, ni correo electrónico, ni perfil en Twitter y nunca ha visto un Ipad. Esa audiencia y la 2.0 sólo quieren buenas historias y veracidad, en esto tenemos que volcar nuestros esfuerzos.

20minutos.es ha destacado en los últimos años por haber llevado –y de forma gratuita- el enfoque informativo al interés ciudadano creando un diálogo continúo entre el medio y los lectores-internautas. Su directora Virginia P. Alonso insistía en este abandono de nuestro principal objetivo; la calidad de la información, como eje del periodismo.

Alonso recordó algunos de los problemas históricos de nuestra profesión; la precariedad, las redacciones menguadas y menguantes, la falta de especialización, la falta de compromiso… estos también son retos a superar hoy.

Ha dejado de importar quién firma la información o de donde viene. En las redes sociales -no hay grandes secretos- se recomienda el contenido respondiendo a los valores del periodismo tradicional; la veracidad, la rapidez, el interés general, el servicio público, la originalidad o la opinión.

Ponentes del VII Café&Periodismo.

El editor de Diximedia, Mario Tascón afirmó que hay muchísimos estafadores, atrapados en un discurso que nadie se atreve a romper, que están evitando que cambien las cosas.

Esos estafadores somos muchos de nosotros, nos retroalimentamos, nos autorregulamos incluso nos autocensuramos.

 A los periodistas nos pasa como a los políticos, a menudo se nos olvida, que hay otro mundo ahí fuera. Y ese mundo sabe lo que quiere consumir, tiene claros sus intereses y se dirigirá a quién se los ofrezca. 

Las primicias ya no están reservadas a los periodistas bien relacionados y con fuentes de calidad, hoy sólo se necesita un testigo con un smartphone y conexión a Internet. El periodista debe ser si cabe, más analítico. Debemos completar ese titular “express” con el contexto, los antecedentes, el análisis…aportando valor a la información.

El periodismo abrió espacio para la fotografía en 1880, supo adaptarse a la irrupción de la radio en los años 20 y asumió la revolución de la televisión en los años 50. Hoy Internet y las redes sociales están transformando nuestra profesión desde la libertad y la democratización de la información, y eso, digan lo que digan, siempre será una buena noticia.

Nuestro mayor reto es estar a la altura. ¿Qué vas a aportar tú en esta transformación?

Deja un comentario

Archivado bajo Mundo 2.0, Periodismo