Archivo de la etiqueta: prensa escrita

Criptografía escupida; una visión caótica de la actualidad

Abro el periódico. ¿Dónde está el sudoku? El columnista polémico dice lo de siempre. “Guión” ahora se escribe sin tilde. La derecha duda de las cuentas españolas. Miro a Haití y nadie parpadea. No quiero hablar del tiempo en el ascensor. Los poderosos posan con Zapatero.  Reunión de billeteras cargadas de testosterona. Un atasco. El hermano de Mohamed VI no abre la boca. Otra mañana de improvisación socialista. Las palomitas se hacen en tres minutos. Últimamente todo se  hace en tres minutos. Votar produce orgasmos. Veo a Montilla más parado. No llego a fin de mes. Un sindicalista escapa del fotógrafo presidencial. El Papa abre la puerta al “señor condón”. En la cola del paro hace mucho frío. Irlanda ha perdido el color verde de los billetes. Un coreano pulsa el botón rojo. Este año no compraré lotería. La vida no le ha puesto en su sitio. Demasiada sangre en la carretera. Otro atasco. El PP y los artistas de la “ceja” se abrazan por el Sahara. La M-30 aparece en mi recibo. Por mucho que llames no te lo voy a coger. No disparen al mensajero. España no comparte ya ni frontera con Portugal. ¿Cuántas normas he incumplido este año? No, aquí tampoco se puede fumar. Un imputado con cargo saluda. Ese avión vuela muy bajo. Este muro es demasiado delgado. Mi vecino grita gol.  Quiero otro tipo de clásicos. Memorizar “ciclogénesis explosiva”. Obama también se resfría. Los sillones empiezan a temblar. “Todo vale” permitido hasta mayo. En la publicidad todos vamos al baño. En este local nadie habla mi idioma. Otro gurú sin palabras. Aguirre no se ha mordido la lengua. Zapatero debería mordérsela. Yo, cortármela. Cierro el periódico. No hacer en casa bajo ningún concepto.

Sálvese quien pueda.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo La vida misma, Periodismo, Política

Periodista, el rey destronado (VII Café&Periodismo)

El periodista ha caído de su altar, es un rey destronado. Su miedo ante las nuevas formas de generación y difusión de la información solo es un síntoma de sus propios complejos. Los grandes medios ya no sólo compiten entre ellos, ahora lo hacen con millones de blogs en todo el mundo.

Internet ha democratizado el acceso, la creación y la difusión de la información y los contenidos. Esta nueva realidad nos ha desnudado. Los que tienen miedo esconden la mentira, la manipulación, la mediocridad, la banalización…

“Los nuevos retos del periodismo” en el espacio de Utopic_Us #Cafeperiodismo

El profesor de Comunicación de la Universidad de Navarra, José Luis Orihuela fijó entre los asistentes de #CaféPeriodismo una de las claves de la situación actual; la búsqueda del modelo de negocio y la adaptación a las nuevas herramientas 2.0 nos ha dejado paralizados.

El modelo de negocio no es nuestro debate. Aunque estamos obligados a conocer, manejar y apostar por la información digital –es el presente/futuro y tenemos que estar ahí- no debemos olvidarnos que hay una gran audiencia que no tiene conexión a Internet, ni correo electrónico, ni perfil en Twitter y nunca ha visto un Ipad. Esa audiencia y la 2.0 sólo quieren buenas historias y veracidad, en esto tenemos que volcar nuestros esfuerzos.

20minutos.es ha destacado en los últimos años por haber llevado –y de forma gratuita- el enfoque informativo al interés ciudadano creando un diálogo continúo entre el medio y los lectores-internautas. Su directora Virginia P. Alonso insistía en este abandono de nuestro principal objetivo; la calidad de la información, como eje del periodismo.

Alonso recordó algunos de los problemas históricos de nuestra profesión; la precariedad, las redacciones menguadas y menguantes, la falta de especialización, la falta de compromiso… estos también son retos a superar hoy.

Ha dejado de importar quién firma la información o de donde viene. En las redes sociales -no hay grandes secretos- se recomienda el contenido respondiendo a los valores del periodismo tradicional; la veracidad, la rapidez, el interés general, el servicio público, la originalidad o la opinión.

Ponentes del VII Café&Periodismo.

El editor de Diximedia, Mario Tascón afirmó que hay muchísimos estafadores, atrapados en un discurso que nadie se atreve a romper, que están evitando que cambien las cosas.

Esos estafadores somos muchos de nosotros, nos retroalimentamos, nos autorregulamos incluso nos autocensuramos.

 A los periodistas nos pasa como a los políticos, a menudo se nos olvida, que hay otro mundo ahí fuera. Y ese mundo sabe lo que quiere consumir, tiene claros sus intereses y se dirigirá a quién se los ofrezca. 

Las primicias ya no están reservadas a los periodistas bien relacionados y con fuentes de calidad, hoy sólo se necesita un testigo con un smartphone y conexión a Internet. El periodista debe ser si cabe, más analítico. Debemos completar ese titular “express” con el contexto, los antecedentes, el análisis…aportando valor a la información.

El periodismo abrió espacio para la fotografía en 1880, supo adaptarse a la irrupción de la radio en los años 20 y asumió la revolución de la televisión en los años 50. Hoy Internet y las redes sociales están transformando nuestra profesión desde la libertad y la democratización de la información, y eso, digan lo que digan, siempre será una buena noticia.

Nuestro mayor reto es estar a la altura. ¿Qué vas a aportar tú en esta transformación?

Deja un comentario

Archivado bajo Mundo 2.0, Periodismo

Nuestro trabajo sigue siendo el mismo; “buscar y contar historias” (III Café & Periodismo)

Han cambiado las herramientas. Internet ha globalizado la información y es constante el debate entre lo digital y  el papel. Estos días hablamos de periodismo ciudadano y debatimos sobre la honestidad de los grandes grupos mediáticos.

Estamos en una época donde los periodistas pensamos demasiado en la plataforma donde se va a difundir nuestro trabajo y la agenda informativa está marcada por hombres de traje y corbata. Asistimos impasibles a ruedas de prensa donde no se admiten preguntas, reproducimos notas de prensa institucionales sin aportar nada y nos posicionamos en nuestra “información” sin ruborizarnos.

En cualquier momento creamos un circo mediático de una historia humana -la misma en todos los medios- y a la vez somos capaces de marcar la agenda política de nuestros dirigentes.

Este es el periodismo mayoritario que encontramos hoy y por eso es tan importante rescatar los principios de nuestra profesión. Eso es lo que precisamente Ramón Lobo reivindicó, con su experiencia y honestidad bajo el brazo, en cada una de sus palabras en el III Café & Periodismo.

Ramón Lobo nos ha mostrado a través de las páginas de El País la realidad de conflictos armados de países tan diferentes como Irak o Afganistán. Pero Lobo lo ha hecho a través de las voces de la gente, de uno y otro bando, sin utilizar adjetivos contundentes.

Ramón Lobo es un gran narrador, no de guerras sino de vidas.

La tercera edición de Café & Periodismo titulada “Corresponsales: Información en función del punto de mira”, nos acercó ese gran secreto, sencillo y a la vez reservado para unos pocos. Un buen periodista es un cazador de historias en pleno conflicto palestino y también en una redacción de cualquier ciudad española.

Con ese “secreto” como base, Lobo afirmó que el periódico de papel morirá después de que lo haga el último gurú más joven que haya predicho su desaparición. Defendió el periodismo ciudadano, no como fuente de información, sino como un nuevo ingrediente para que los periodistas la elaboremos. Y entre anécdota y anécdota, nos trasladó que el acceso a la información global y las nuevas tecnologías facilitan el trabajo del corresponsal de guerra, siempre y cuando no fallan.

En la boca del lobo, blog de Ramón Lobo

Me alegró descubrir que Ramón Lobo no defiende el “gratis total” en Internet, denuncia la desaparición de los grandes reportajes y rechaza el “periodismo orquesta”.

Como contrapunto al trabajo de Lobo, Mathieu de Taillac, corresponsal de Le Figaro en España nos mostró las dificultades de conseguir que un tema interese en la prensa internacional. Siempre me ha parecido peligroso que un corresponsal extranjero viva muchos años en un país concreto. La pérdida de la perspectiva y mentalidad de tu lector es una de las mayores tentaciones. Pero el propio De Taillac le quito importancia. En definitiva todos tendríamos que elaborar nuestro trabajo pensando en quién nos va a leer, colgar en la percha nuestras cargas vitales y personales antes de enfrentarnos a la página en blanco.

 “Omitir la palabra terrorismo en sus artículos cuando surgirá del lector ante la narración de los hechos”

Fue interesante como De Taillac defendió el uso de los tópicos como punto de partida de su propio trabajo o su defensa de omitir la palabra “terrorismo” en sus artículos cuando surgirá del lector ante la narración de los hechos. Sin duda es más honesto.

De Taillac contó como anécdota su función como “corresponsal de la península ibérica”, cuando tuvo que informar desde Madrid sobre el caso Madeleine McCann en Portugal.

Ramón Lobo coincidió en este punto con el corresponsal de Le Figaro, debemos reivindicar a los grupos mediáticos que inviertan en corresponsales extranjeros y tendríamos que evitar ser cómplices de esta estafa al lector.

En las palabras de Ramón Lobo en @cafeperiodismo, observamos con envidia, un periodismo en el que tu editor o jefe de redacción se sienta a desvelarte las claves de la profesión, donde el redactor pelea por la publicación de su artículo, donde la creatividad se premia, donde cazar historias es la columna vertebral de tu trabajo.

En este encuentro de profesionales de la comunicación en Madrid, las críticas más duras se plantearon contra los jefes de redacción, los editores, los grupos mediáticos…pero falta una importante reflexión.

Hoy hay mesas de redacción donde los periodistas no aportan temas, no se apasionan ni defienden sus historias, utilizan el copia-pega y dedican demasiado tiempo a mirar que y cómo lo están contando el resto de medios.

El periodismo está en el punto de mira de la mediocridad y la falta de honestidad. Un riesgo que se merece compartir nuevos encuentros con café.

El mío…sólo y largo.

4 comentarios

Archivado bajo En la red, Periodismo

Guerra Civil de Papel

Esta semana se ha vuelto a visualizar la realidad de nuestro país. Esa que permanece dormida y aletargada hasta que algún acontecimiento político y social la despierta enfurecida. Como a muchos les gusta decir en sus mediocres discursos, “las dos Españas” se han presentado sin disfraz ni artificio en las páginas de los periódicos nacionales y en los debates de radio y televisión.

No tengo conocimientos suficientes para valorar si el proceso abierto por el juez Baltasar Garzón para abrir las fosas comunes es “judicialmente y procesalmente correcto”. Desde mi experiencia personal sólo afirmo con rotundidad que es moralmente loable.

Precisamente estos días, se cumple un año desde que desarrollé el reportaje “Abrir fosas para cerrar heridas”.

Fosas comunes del franquismo. Foto: Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica

Este trabajo para la Cadena SER, me acercó la realidad de muchos españoles que no conocen el final de la vida de sus abuelos, padres o tíos. Sólo quieren reparar su dignidad y recuperar los restos de sus familiares de las cunetas de cientos de carreteras. Les asisten los Derechos Humanos y en ningún caso buscan abrir heridas, al contrario, quieren cerrarlas y vivir en paz.

Mientras los periódicos españoles libraban su propia “Guerra Civil de Papel”, desde el extranjero, grandes referentes del periodismo como “The Guardian” o “Süddeutsche Zeitung” defienden el trabajo de Garzón. La comunidad internacional pone de relieve que es la extrema derecha la que ha sentado en el banquillo “al juez más activo contra los poderosos de toda ideología”. (Así lo resumió El País)
Garzón no es el único elemento potenciador de esta nueva Guerra Civil de Papel. Los nacionalistas tienen si caben más realidades estos días para apoyar “su causa”.
La Audiencia Nacional ha absuelto a los cinco directivos del diario “Egunkaria” acusados de pertenecer a la organización terrorista ETA. Casos como este nos demuestra que nos queda mucho por aprender –nacionalismo y libertad de expresión no es igual a apoyo a la violencia- y sobre todo enseñará a muchos a ser cuidadosos a la hora de posicionarse.  El 10 de abril de 2003, se celebraba en Madrid la VII Edición de los Premios de la Música, y Fermín Muguruza recibió un galardón por la ‘Mejor canción en Euskera’. En su discurso, apoyó a los trabajadores del diario en euskera clausurado, a cambio recibió los silbidos de multitud de artistas, los mismos que estos días se muestran como defensores de la libertad.

Si a todo esto le sumamos la indecisión del Tribunal Supremo sobre el Estatuto de Cataluña, tenemos suficientes justificaciones para aquellos que afirman que los jueces de este país están politizados. Y una realidad; la justicia no está ejerciendo exclusivamente de árbitro.

Los periódicos españoles están librando su propia Guerra Civil. La derecha, la izquierda, la ultraderecha, los comunistas…utilizan casos como la acusación al juez Garzón como arma arrojadiza de un resentimiento que afortunadamente la mayoría de los ciudadanos no sentimos.

Lo que más me preocupa es la facilidad con la que las nuevas generaciones se suman a uno u otro bando, en la mayoría de las ocasiones sin conocer nuestra historia o simplemente la verdad. Ninguno somos ya herederos directos del dolor que la Guerra Civil trajo a este país. Somos hijos de la transición y este es el equipo en el que deberíamos estar jugando todos.

La libertad que nos regaló la democracia es la única idea por la que deberíamos luchar. Espero que todo quede en el “Papel”.

1 comentario

Archivado bajo Periodismo, Política

Interesa más con quién se acuesta Ricky Martin que el asesinato de cientos de homosexuales en todo el mundo

Estoy sorprendido, realmente sorprendido de que algunos medios generalistas hayan dedicado tiempo en sus informativos a la “salida del armario” de Ricky Martin.

La noticia se ha convertido en una de las más pinchadas, leídas y enviadas por los internautas y sin duda una de las más comentadas en la cafetería.

Martin ha sido valiente, aunque en la sociedad occidental “lo gay” parece estar de moda, no podemos olvidar que la iglesia católica y algunos partidos de la derecha europea siguen insistiendo en que ser homosexual es una desviación o una enfermedad. Espero que pronto encuentren cura para los radicalismos, la hipocresía, la ignorancia y falta de respeto a la libertad.

El problema de la mediática “salida del armario” de Ricky Martin es que nadie ha hablado de Irán, Afganistán, Arabia Saudí, Mauritania, Sudán, Pakistan o Yemén donde ser homosexual está penado con la muerte. Nadie ha recordado hoy que en Uganda, Guyana, India o Nepal los gays se pudren en la cárcel o que en países europeos como Austria o Reino Unido hay varios casos abiertos por discriminación homosexual. (Según informes de Amnistia Internacional)

El otro día reflexionaba sobre la creación de periodismohumano.com sin el apoyo de grandes grupos mediáticos, sin animo de lucro y buscando financiación a través de las donaciones de los propios lectores. Tal vez, en las páginas de este diario digital o en los 60 minutos de programa de Punto de Fuga, que actualmente rellena huecos de madrugada en la Cadena SER, esté la información que de verdad debería importarnos.

Titulares como “España aumenta la venta de armamento a países muy preocupantes” ó “Mil millones de personas no tienen acceso al agua”, ¿no deberían interesarnos más que “5000 universitarios británicos toman Salou en busca de alcohol barato y sexo fácil” ó Belén Esteban: “Para la Campanario soy un grano molesto que no se va, pero ahí seguiré”?

Me molesta que muchos “intelectuales” culpen a los grandes canales audiovisuales de ofrecer “telebasura”. Aunque a veces olvidan su responsabilidad informativa y la influencia que causan en la sociedad, los medios de comunicación son empresas que buscan cifras de audiencia y esas cifras marcan la elección del espectador. Tenemos la televisión, la información y los lideres de opinión que hemos elegido y esa es parte de la libertad y pluralidad mediática.

Hoy el lector, oyente, televidente y sobre todo el internauta es libre de elegir. La carta de contenidos y temáticas es amplia.

Todas las inquietudes son respetables, pero deberíamos aprender a elegir.

(El día 2 de Abril, Público y Susana Hidalgo publicaron un amplio reportaje sobre la discriminación homosexual en el mundo. Yo lo he leído ¿y tú? http://www.publico.es/internacional/304154/siete/paises/mantienen/pena/muerte/gays)

3 comentarios

Archivado bajo Con el mando..., Periodismo

¿Contenidos en crisis?

Esta semana el prestigioso y reconocido periódico “Los Angeles Times” ha sucumbido a sus propias necesidades económicas y a la presión de la dirección comercial. Su portada de este viernes ha sido usurpada por un divertido Johnny Deep y la esperada revisión de Burton sobre el País de las Maravillas de Alicia. 

Portada Los Angeles Times

Alicia y los más de 500 mil euros, que afirman han pagado por la publicidad se ha convertido en el objeto de perversión que abre un nuevo debate sobre la permisividad publicitaria en los medios informativos “serios”.

Actualmente la publicidad es el gran soporte económico de los medios de comunicación y erróneamente el primer componente que un empresario está dispuesto a eliminar cuando el mercado flaquea. Los departamentos comerciales llevan meses ideando nuevas estrategias de venta, fórmulas más o menos eficaces que en la mayor parte de los casos ofrecen una mayor presencia por un menor coste económico.

¿Esta decisión estratégica esta provocando una reducción de la calidad en los contenidos? Si y no. Es cierto que a menos ingresos menos presupuesto y también es cierto que algunos medios han aumentado el tiempo de publicidad (más anuncios especialmente en radio y televisión).

Pero lo que es una realidad es que la crisis agudiza el ingenio y que un buen contenido no está reñido con un mal presupuesto. Series en Internet como Malviviendo (http://malviviendo.com/) demuestran que con una sola cámara y mucho talento puedes conseguir la ansiada audiencia y el interés social.

Todos conocemos la precariedad que se vive en el periodismo…¿Cuántos estaríamos dispuestos a pagar por contenidos especiales y elaborados en Internet basados por ejemplo en el periodismo de investigación? (El “todo gratis en la red” es un debate que no abriré aquí por recomendación de mi amigo y bloguero www.nachopalomar.com)

La clave está en el profesional como individuo. No sólo en el comunicador, también enel que se encarga de elaborar la cuña, el spot o el anuncio. La publicidad no siempre es el impulso más fuerte para cambiar de canal.

Cómo ya he dicho en alguna ocasión, admiro a muchos publicistas. Cada día nos sorprenden con creaciones sencillas, impactantes y difíciles de olvidar. Ejemplo de ello son las campañas de dos conceptos manidos “ponte el cinturón” y “ponte el condón”. ¿Alguien pensaba que estaba todo dicho?

  Creativity (Javier Martín lo recogió en su blog ) y Sussex Safer Roads han gritado; ¡Hay una nueva forma eficaz de contarlo!

El mejor contenido es el que además de unos grandes profesionales se acompaña de un buen creativo publicitario. Y esa fórmula existe…esperemos que los grandes medios estén dispuestos a pagarla y valorarla.

1 comentario

Archivado bajo Con el mando..., Periodismo